Filemón y Baucis

Publio Ovidio Nasón (Sulmona, 43 aC – Tomis, actualmente Constanza, en Rumanía 17 dC) fue un poeta romano.

A la muerte de su padre, Ovidio heredó sus propiedades y pudo vivir sin preocupaciones, viajando a diferentes lugares como Atenas, Asia Menor y Sicilia, donde completó sus estudios, dedicándose ya plenamente a la poesía. Además de por su poesía erótica recogida particularmente en Arte de amar, Ovidio sigue siendo recordado por Las metamorfosis, epopeya en quince volúmenes que recoge gran parte de la mitología grecorromana. La obra, que se conserva casi íntegra, no sólo ha sido una gran fuente de inspiración para autores posteriores, sino que ha dado a los estudiosos un material único sobre mitología clásica

Seguir leyendo

Ocho mujeres

El ocho de marzo de 2017, Día de la Mujer traemos ocho retratos femeninos de ocho autores importantes.

Unos breves retratos, apenas unas palabras, de estos grandes narradores nos ayudan a entender mejor el universo de la mujer. Chaucer, Cervantes, Voltaire, Turguenev, Pedro Antonio de Alarcón, Maupassant, Chejov, Torrente Ballester – alguno de cuyos cuentos ya han aparecido en nuestro blog- nos deleitan, nos hacen pensar, nos emocionan.

Seguir leyendo

El mechón de cabello

Este relato forma parte del Decamerón, la obra más popular de Boccaccio, colección de cien relatos contados a lo largo de diez días (de ahí el título) por un grupo de amigos que escapan a un brote de peste y se refugian en una villa de las afueras de Florencia. Cada relato del día termina con una “canzone”, una canción para bailar entonada por uno de los narradores; estas canciones representan algunas de las muestras más exquisitas de la poesía lírica de Boccaccio

Seguir leyendo

El ruiseñor y la rosa

Este breve cuento forma parte del libro El Príncipe feliz y otros cuentos. Publicado en 1888 cuando Wilde ya estaba en Francia, una vez terminado su doloroso encarcelamiento en Inglaterra, el cuento narra una emotiva aventura que permite comprobar las profundas decepciones de Wilde con el mundo que le rodea. Los protagonistas humanos tiene miras egoístas y mezquinas y solo la naturaleza –la encina, la luna, el rosal, y sobre todos, el sensible ruiseñor- son generosos, y aman el amor más allá de la muerte.

Seguir leyendo

La Comendadora

El subtítulo que Alarcón pone a su cuento es Historia de una mujer que no tuvo amores.

En efecto, la vida -los intolerantes hábitos de la aristocracia y las rígidas creencias familiares- privaron de amores a la Comendadora, la bellísima monja perteneciente a la Orden de Santiago, miembro de una familia granadina decadente y aristocrática. Sólo tres personajes y tres páginas bastan para adentrarnos en la vida de la Comendadora y de su severa familia.

Seguir leyendo

El primer amor

En este bello relato de amor adolescente Iván Turguenev esboza dos temas esenciales de su narrativa: el varón inseguro frente al desenfado de la mujer y la compleja relación de un hijo fascinado por su padre. Ambos temas tendrán un amplio desarrollo en Padres e hijos, la obra maestra del autor.

Seguir leyendo

Una aventura parisiense

Estamos a finales del siglo XIX. Una respetable madre de familia de provincias lleva una vida tranquila en apariencia, en su hogar, entre un marido muy ocupado y dos hijos a los que cria como mujer irreprochable. Pero su corazón se estremece de curiosidad insatisfecha, de un prurito de lo desconocido. Piensa en París sin cesar y lee ávidamente los periódicos mundanos.

Seguir leyendo

Los cuatro dolores

Los “lais” son relatos breves nacidos hacia finales del siglo XII en el mundo fantástico de Bretaña, cuyo tema central es el amor cortés en el marco de un universo maravilloso.

Los cuatro dolores es uno de estos lais escritos por María de Francia. La historia tiene lugar en Nantes (Bretaña), al norte de Francia. Allí una dama “de gran valía, belleza y educación” era requerida continuadamente de amor por cuatro nobles caballeros. En la historia se cuenta que los caballeros “eran todos de tanto valer, que no se podía escoger al mejor. No quiso la dama perder a los tres por uno: les ponía buena cara a todos, les daba prendas de amor, les enviaba mensajes…”.

Seguir leyendo