El Rincón de lectura

Un mueblecito viejo y bien hecho

Presentación

Hace algo más de un año comenzamos la publicación y el envío periódico de relatos cortos o cuentos a los clientes de ABA Abogadas, con la intención de ofrecerles unos minutos de relajación inteligente. Ahora, cuando se ha cumplido un año de esta iniciativa, queremos compartir con nuestros clientes algunas ideas sobre este tradicional y entrañable mundo de los cuentos.

El texto trata de complementar, de aderezar o salpimentar, la publicación regular de los cuentos en nuestro blog.

Redactado por el Equipo de Comunicación de RelatABA el texto es corto, apenas dos páginas. Esperamos que os resulte de interés.

Qué es y qué no es, un cuento

Un cuento es algo que se debe leer de una sola vez.

No es fácil saber si la aguda reflexión de Baltasar Gracián “lo bueno si breve, dos veces bueno” fue la base sobre la que, doscientos años más tarde, Edgar Allan Poe edificó su teoría del cuento. Lo que sí podemos decir es que Poe teorizó sobre la composición literaria y explicó que el impacto más importante de un cuento es ejercer en el lector una “unidad de efecto”, una “unidad de impresión”, lo que, en opinión de este relevante autor de cuentos, se logra gracias a una lectura continuada y breve.

Ya desde la antigüedad, la edad media y la edad moderna la transmisión oral y los primeros libros impresos se hacían eco de poemas, canciones, leyendas y fábulas, que cabría asimilar a lo que hoy llamamos cuento. Pero sólo a comienzos del siglo XIX, precisamente de la mano de Edgar A. Poe, adquirió el cuento una entidad propia como género literario independiente de la novela o la poesía. Y es a lo largo de este siglo XIX cuando se van delimitando las dos grandes formas del cuento o relato breve tal como hoy lo entendemos: el cuento fantástico, hijo del romanticismo y el cuento realista, hijo de lo cotidiano.

Ambas formas han tenido brillantes derivaciones: el cuento romántico se ha internado en el mundo de lo maravilloso, también de lo terrorífico y de la ciencia-ficción; el cuento realista se ha movido hacia la indagación psicológica y la crónica social. Y a menudo ambas tradiciones se dan la mano en los relatos breves de intriga o de aventura, en los que lo fantástico y lo realista se conjugan con brillantez y emoción.

Y para terminar esta breve delimitación de lo que es cuento acudo al testimonio de dos escritores. Javier Marías, al que pertenece esta sagaz observación: “un cuento se puede contar también con distintas palabras de las utilizadas por el autor”; en efecto, a diferencia de la novela, en la que cada palabra es clave, un cuento se puede acortar, alargar, adornar…, porque en un cuento lo importante es la historia, en cierta medida independiente de cómo se cuenta. Y Soledad Puértolas: “El cuento lleva el germen de algo y cuando acaba, no se acaba. Está destinado a permanecer, a volver a ser contado, a ser inmortal”.

Por qué leer un cuento

Leemos para disfrutar. Las modas caducan pero el cuento, como el mobiliario viejo y bien hecho, sobrevive como una antigüedad valiosa (H. Bloom, Cuentos y cuentistas).

Leemos para entender la vida. Dice Carmen Martín Gaite del cuento, que permite “…captar el latido de un trozo de vida…”. En palabras recientes de Vargas Llosa: “Me gusta mucho el cine…pero ninguna película tiene ese poso lento, retardado, que ofrece la lectura, que me hace sensible a las deficiencias de la realidad y hacia la importancia de la libertad… La lectura deja una marca profunda en la sensibilidad y la imaginación (conferencia en 2015 en la Univ. de Salamanca).

Leemos para resistir. Para resistir la avalancha de obligaciones -algunas, exigencias difíciles de eludir; otras, esclavitudes autoimpuestas- que van recortando nuestro tiempo, ese tiempo propio tan sabroso para disfrutar y para entender la vida. Y el cuento, aunque dispongamos solo de un ratito, nos permite fortalecer nuestra resistencia.

Por todo eso y mucho más, leer cuentos tiene mucho sentido. 

Quién es quién en el relato corto

Toda selección es subjetiva y, sin lugar a dudas, injusta. Hay centenares de cuentistas de gran interés. De hecho, todos los grandes escritores se han sentido tentados a escribir relatos cortos. Pero no es éste el lugar para citarlos. Lo único que pretendemos con esta breve enumeración es decir: amiga lectora y amigo lector, si leéis a estos autores podéis estar seguros de no equivocaros.

Ciñéndonos al cuento moderno, el escrito a partir del siglo XIX, y dejando voluntariamente aparte la larga tradición anterior de fábulas y cuentos infantiles -desde Esopo hasta los hermanos Grimm- ya hemos comentado que en los dos últimos siglos se han ido dibujando dos grandes tradiciones de narradores de relatos cortos: los fantásticos y los realistas.

Edgar Allan Poe encabeza indiscutiblemente a los narradores fantásticos, en su vertiente más terrorífica, junto a Poe, Hawhthorne y Henry James. Kafka es otro gran autor de línea fantástica y filosófica. Entre los narradores en español cabría remontarse a Gustavo Adolfo Bécquer y, modernamente, Julio Cortázar y el brillante y enigmático Jorge Luis Borges.

Anton Chéjov es el primero de los narradores de estilo realista, que cuenta con autores brillantes y prolíficos como Guy de Maupassant. Modernamente, Alice Muro, Raymond Carver y E. L. Doctorov son autores de obligada lectura. En español, una larga tradición nos lleva a recordar a Pedro Antonio de Alarcón, Clarín, Pardo Bazán hasta llegar a los posteriores a la guerra civil: Ignacio Aldecoa, Ana María Matute, Miguel Delibes, Carmen Martín Gaite, Soledad Puértolas, García Márquez, Juan Rulfo, Javier Marías…

Muchos grandes autores combinan una temática de origen romántico con un escenario cotidiano y realista, de acuerdo con una tradición que podría comenzar con los rusos Yvan Turguenev, Nicolás Gogol y Alexander Pushkin, siguiendo por el británico Oscar Wilde y llegando hasta nuestros días de la mano del estadounidense Jack London.

Por último, vale la pena asomarse a Biblioteca Digital SEVA, que en su apartado de cuentos ofrece las narraciones digitalizadas de más de doscientos autores de todas las épocas.

5 comentarios en El Rincón de lectura

    • Cristina de la Mora says:

      Delamora ,
      Me encantan los cuentos, te devuelven a la infancia, te envuelven en un mundo irreal que te hace soñar.
      Te dan paz e imaginación, que tanto nos hace falta.

  1. Patricia says:

    Me encanta esta iniciativa. Para quienes la realidad es difícil de asumir, la evasión a través de la lectura, conforta mucho.
    Soy una enamorada de la literatura infantil, por ende, de los cuentos. Es por eso, que agradezco mucho que se ensalce este género , que está al alcance de todos y que no desaparecerá jamás porque está estrechamente ligado a la transmisión oral.

  2. ejerce un efecto poderoso no solo de modelado de la conducta lectora para los estudiantes, mostrandoles en la practica la tecnica lectora, el placer de leer; sino tambien transmitir la idea de la importancia de los recursos bibliograficos de que ellos disponen en el Rincon de Lectura

  3. es un libro que me ha gustado mucho. Una lectura muy entretenida y fresca, que atrapara a lectores de todas las edades solo por su trama, lo bien que esta desarrollada la historia y la imaginacion de la autora. Merece mucho la pena leerlo, sobre todo lo recomiendo para un ninos entre los 10 y 12 anos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *